jueves, 30 de noviembre de 2017

Mare Nostrvm



¿Te gusta adornar tu coche con espolones de bronce? ¿Ves el dibujo de una galera y te dan ganas de bogar en un banco del parque? ¿A tu gata la llamas Salamina?  No lo pienses más. Mare Nostrum es tu juego.

 Por fin un juego táctico sobre galeras de la antigüedad para los wargameros de hoy. No se había hecho nada parecido hasta ahora, si descontamos el Rome Total War 2, cuyas batallas navales son más Hollywood que realidad.

 Su creador es la empresa española Turnopia, ya famosa por su primer y original lanzamiento: Quadriga.

 Este segundo proyecto sobre la Antigüedad deja los circos romanos y se pasa al Mar Mediterráneo, para ofrecernos una amplia selección de batallas navales que van desde el siglo VI a.C. hasta Actium (31 a.C.). Aparte de un modo escaramuza, que nos permite crear nuestra propia flota para luchar contra la IA o un humano rival en un mapa a elegir.

Batalla a la vista
 El aspecto es similar a los wargames de tablero por turnos, manejas una flota contra otra rival con figuras de barcos moviéndose en un tablero marino dividido en hexágonos. Pero los turnos son WEGO, o sea, simultáneos. Mueves tú y a la vez mueve la IA o tu rival humano. Luego verás el resultado de tus órdenes en el turno de resolución, que se puede acelerar o retardar a tu gusto. Por lo que debes predecir los movimientos del rival y confiar en tu intuición, como cualquier almirante de la antigüedad.

Espolones preparados. ¡Todos a una!

 Las flotas tienen almirantes y comandantes secundarios, con rango de alcance de sus órdenes, representados por barcos con estandartes. Fuera de rango, los barcos se mueven a su aire, ajenos al control del jugador, por lo que hay que estar atento a no dispersar la flota.   

¿Habrán entendido las órdenes?

 Las órdenes que se pueden dar a los barcos pueden ser órdenes grupales o individuales, que son tres: bogar, usar el espolón e intentar amarrarse a otro barco. Desde estas premisas, los barcos pueden ser hundidos, capturados, crujidos, quemados, con los remos rotos por una borda (o las dos) o sufrir la muerte de la mayoría de los marineros por la artillería enemiga, que se dispara de forma automática al acercarse a un barco del bando contrario.


¡Flecha gordaca va!

La batalla puede convertirse en un infierno de abordajes, barcos ardiendo a la deriva, restos de naufragios y naves capturadas que huyen del desmadre.

¡Al lío,al lío!

En los abordajes se ven soldados en forma de cilindros del color de tu bando ocupando el barco contrario. No es que sea un virtuosismo gráfico como la representación de los barcos, pero cumple.

Abordando, que es gerundio

Los barcos son muy diversos, toda una amplia lista que abarca los cinco siglos del juego. Desde pequeños “lembi” y “pentecónteras” a los grandiosos “decares” ptolemaicos y romanos, sin olvidar los poderosos quinquerremes cartagineses. En total, 14 modelos de barcos. Además, en el modo escaramuza estos barcos son configurables, pudiendo añadirles velas, máquinas, más hombres y hasta el “corvus” romano.

Montando una batallita entre persas y griegos

El juego incluye también rasgos de acentuado realismo, como la fatiga de la tripulación, la niebla, lluvia, viento y reglas especiales para buques de tesoros, barcos anclados y barcos de transporte.

 A primera vista, se divide en campañas, que son una sucesión de batallas en una determinada época (Guerras Médicas, I Guerra Púnica, etc…), que deben ir ganándose una a una. Todas están representadas con un realismo histórico notable y da gusto (y algo de cabreo) jugarlas.


Mapa de colorido mosaico, muy acorde con la época

Pero donde más brilla Mare Nostrvm es en el modo escaramuza, ya sea en solitario o en el multiplayer. Este último, con el ya famoso sistema de Slitherine, es de una facilidad tremenda, que te permite jugar múltiples batallas históricas y de escaramuza a la vez, por lo que es un juego ideal para torneos y campeonatos entre jugadores.

Mecachis, por poco.

El único pero es la falta de un editor de escenarios, que le daría mucha vida extra.

En fin, si te gustan las batallas navales o los juegos de táctica con una IA decente, Mare Nostrvm cumple las expectativas. 

Os dejamos con un bonito tutorial del juego, con lo básico para maniobrar tus remos (en anglosajón moderno):


No hay comentarios:

Publicar un comentario