viernes, 26 de agosto de 2016

jueves, 11 de agosto de 2016

Los desvelos de un empresario de gladiadores

La gladiatura despierta un interés masivo hoy en día. Esta disciplina, de hecho, tiene más atracción entre los legos que entre los aficionados a la historia, que a través de sus lecturas han desmitificado los combates en la arena. El caso es que "los que van a morir" aparecen en multitud de películas; también son el centro de muchos juegos como el que nos ocupa hoy: 'Ludi Gladiatorii'.


Este juego de mesa, un proyecto independiente español, nos permitirá ponernos en la piel de un empresario de espectáculos gladiatorios (lanista). Nuestra misión será construir una escuela de fieros luchadores que nos brinde éxitos y prestigio. No sufras por los ligamentos de Messi en el último videojuego de la FIFA; preocúpate por la yugular de tu tracio.

martes, 2 de agosto de 2016

Un mundo poblado de seres vampíricos

"Lamia", pintura de Herbert J. Draper
Por Israel M. Sánchez
 
En la mitología griega, Lamia era la hija del rey Belus y amante secreta de Zeus; descubierta por Hera, que mata a todos sus hijos en represalia, Lamia se venga transformándose en un ser vampírico, una criatura no-muerta que se alimenta de la sangre de los niños pequeños.

Para los romanos las lamiae eran algo ligeramente diferente: seres nocturnos con forma de mujer que atraían a hombres y niños para alimentarse de su carne y de su sangre, y las strigae, horrendas criaturas con forma de ave que bebían la sangre de los niños. No hay que confundir a estas estrigas con los strigoi rumanos de la Edad Moderna, verdaderos cadáveres retornantes, aunque la raíz latina de ambos nombres sea la misma: Strix, la lechuza, un psicopompo relacionado con los seres del inframundo, los reinos infernales, los brujos y la magia negra, representación de poderes y esferas preternaturales.

Ovidio describe a las estrigas como pájaros que por la noche buscan a sus víctimas infantiles:

Carpere dicuntur lactencia viscera rostris
Et plenum poto sanguine gutuur habent
Est illis strigibus nomen
.

Dicen que arrancan las entrañas de los lactantes con el pico,
y que de lo bebido tienen la garganta llena de sangre.
Se les da el nombre de estrigas.

Las mitologías clásicas de la Antigüedad están repletas de entidades espirituales y seres demoníacos de naturaleza vampírica que de una u otra forma se terminaron mezclando en el crisol del cristianismo (como pasó con tantas creencias paganas) para producir al bebedor de sangre moderno. Estos seres no se pueden considerar retornantes (aunque de forma indiscutible influyeran en la creación del mito del vampiro europeo) debido a que su naturaleza era espiritual, aunque pudieran encarnar un cuerpo preternatural, y nunca habían sido seres humanos vivos sino miembros no humanos de los reinos espirituales.

Dentro de este catálogo de bestias vampíricas del inframundo, encontramos a Lamashtu o Gallu de la mitología babilónica, y a seres como Empusa, hija de Écate, una cambiante bebedora de sangre. Al igual que los griegos, antes y después de ellos, muchos pueblos temieron a los no-muertos y crearon su propia versión del mito. A continuación hacemos un recorrido por la Historia en busca de las versiones de un mito presente en civilizaciones de todo el planeta.

martes, 26 de julio de 2016

La liposucción de Mary Beard

La historia de Roma ha ido acumulando, a lo largo de los siglos, multitud de mitos que emborronan los acontecimientos: Lucrecia lanzándose sobre su puñal, la vuelta de Cincinato a su granja, la existencia de cinco 'emperadores buenos'... Diversas revisiones historiográficas han creado una capa adiposa de leyendas que hace difícil conversar con la verdadera Roma. Con tesón y grandes dosis de escepticismo, la última galardonada con el Princesa de Asturias de las letras, la estudiosa del Mundo Clásico Mary Beard, se embarca en "SPQR" en una gratificante liposucción.

jueves, 21 de julio de 2016

Revistas de historia: julio de 2016




Para empezar, la vinculación de Julio Cesar con Hispania y la importancia fundamental que tuvo en su carrera es un tema que la historiografía anglosajona suele soslayar de forma consciente y habitual, y que Historia de Iberia Vieja nos recuerda en su número de este mes.

viernes, 15 de julio de 2016

Procuratio Fulminum


Rubén Ríos, nuestro experto en rituales y religión, nos aporta otra píldora de conocimiento sobre los rituales de los metódicos romanos. En este caso, todo lo relacionado con la caída de un rayo de Júpiter.

Por todos es bien sabido que Júpiter es el dios de la bóveda celeste, y como tal es también el de los fenómenos meteorológicos. Su arma es el rayo, y estas “armas” divinas son elaboradas en el Tártaro por tres cíclopes, Brontes, Estéropes y Arges, que posteriormente el padre de los dioses empleará. Por tanto, dentro del complejo mundo de la religio romana hay que considerar con detenimiento todo lo relacionado con ellos y cuando un rayo caía a tierra, la zona que tocaba se convertía en sacra y había que purificarla o protegerla de alguna manera.

lunes, 4 de julio de 2016

Los dioses combaten de mi lado

Portaestandartes representados en el Trofeo de Adamclisi
Las fronteras del Imperio bullen con la muerte de Augusto. Los soldados, hartos de las duras condiciones de vida, se levantan en armas contra sus superiores. La rebelión prende en los campamentos y, cuenta Tácito, varios centuriones son asesinados por sus hombres. Un tribuno escapa por poco a la furia de los subordinados al abrazarse al estandarte de la legión: nadie osará tocarle ni derramar sangre delante de lo más sagrado de todo el recinto, del objeto que atestigua la alianza de ese grupo de legionarios con la divinidad.